General

¿Estás buscando información o la información te está buscando?

Cuando nos referimos al término “buscar” nos referimos a la acción de hacer cualquier cosa para encontrar a alguien o algo, en este caso en el contexto de búsqueda de internet o en una tienda online, es la acción que se realiza en un motor ( motor de búsqueda) para encontrar archivos o documentos, productos, referencias o más, alojados en servidores web.

En Internet, una búsqueda es la acción que se realiza en un motor (denominado motor de búsqueda), con el objetivo de encontrar determinados archivos o documentos que se encuentran alojados en servidores web.

Pero, ¿qué es descubrimiento? Básicamente se trata de encontrar algo que fue ignorado u oculto.

¿Por qué es mejor el descubrimiento que la búsqueda?

Una de las razones es la sobrecarga de datos, ya que para procesar estos datos se requiere una gran cantidad de esfuerzo, espacio y tiempo.

Al buscar algo (ya sea a través de Google o un motor de búsqueda de una tienda en línea) se examinan grandes cantidades de datos, incluidos los datos no relevantes.

Esto se debe a que se requiere una gran cantidad de información para que un motor de búsqueda sepa exactamente lo que está buscando.

Por otro lado, el descubrimiento generado “proactivamente”, donde un sistema genera un contexto de lo que está haciendo o buscando, puede ser el próximo gran salto en la gestión de datos.

La combinación de estos elementos (búsqueda tradicional + Contexto) genera el descubrimiento y por ello, podemos ahorrar mucho tiempo y recursos cuando queremos descubrir (por ejemplo un producto o una oferta).

Este contexto es generado por varios elementos, tales como: la información que está recibiendo el sistema (ubicación, dispositivo, historial, etc.), recomendaciones, compras similares por usuarios similares o aprendizaje automático, de tal manera que cuanto más lo usemos, se generan más y mejores patrones, el sistema logra aprender más y los resultados son cada vez más precisos, resultando en un menor uso de recursos y conocimiento de lo que el usuario pueda necesitar.

Por lo tanto, cuando mencionamos un sistema “proactivo”, queremos decir que los mecanismos del motor de descubrimiento se activan no cuando el usuario lo solicita (pasivo), sino que la herramienta de descubrimiento proporciona la información deseada cuando se necesita. Ese es el poder del descubrimiento, y eso es en lo que la búsqueda debería evolucionar eventualmente.

¿Qué necesitamos hacer para lograr esa evolución?

Para “descubrir”, un sistema debe ser capaz de comprender lo que buscamos y cómo se aplicará, proporcionando información relevante cuando se le solicite, o incluso de forma automática.

Para que un sistema sea capaz de comprender y analizar el contexto, necesita un repositorio de datos, clasificado, organizado y ordenado de tal manera que su procesamiento sea sencillo, rápido y se pueda obtener información relevante.

Ésta es la importancia de contar con el sistema de recomendación o descubrimiento adecuado, que sea capaz de:

  • Atraer tráfico online donde queramos.
  • Ofrezca sugerencias de productos adecuadas mientras almacena datos.
  • Involucre a los consumidores mientras hace recomendaciones de artículos individuales.
  • Profundice aún más en un catálogo de productos sin tener que buscar uno tras otro.
  • Transformar o convertir usuarios en clientes.
  • Incrementar el valor medio de los tickets y la cantidad de artículos por pedido.

En la era actual donde los datos lo son todo, encontrarlos y clasificarlos se convierte en un desafío mayor que nunca, por lo que la información debe ser actualizada y presentada de una manera renovada, donde los usuarios no tienen que buscar, sino descubrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario